martes, enero 08, 2013

Un barco en el desierto






Soy un barco, en medio del desierto. Condenado a quedar varado para siempre entre montañas.
Deseando la muerte en cada momento.
Confundiendo tormentas de arena con una furia de Poseidón.
Sin que ninguna de ellas pueda conseguir quebrar mi alma, romper mi eje o acabar con mi agonía.


Hoy que vuelvo a sentirme sola, te odio. Te odio de nuevo, y aún más aunque lo creyera imposible.