sábado, septiembre 29, 2012

Mucho antes de las seis.



Tú me has dado el placer.
En todos y cada uno de los poros de mi piel. En rincones de mi que ni si quiera sabía que existían.

Tú me has dado el dolor.
En todos y cada uno de los poros de mi piel. En rincones de mi que ni si quiera sabía que existían.

Ya no hay vuelta atrás. 
Algo ha cambiado.
No sé cuando, no sé que. Pero no puedo seguir fingiendo que todo sigue igual.

Por mucho que yo quiera negarlo, nuestro fin tiene que llegar.