jueves, marzo 29, 2012

Lo había olvidado.

Aquella noche confesaste, que yo que era la persona más independiente que conocías. Nunca tuve el valor de decirte, que era más dependiente de ti de lo que jamás supiste.

Me obligaba a ser independiente, porque todas las personas de las que alguna vez dependía, terminaban defraudándome. Abándonándome en mitad del camino. Y de nuevo tenía que recomponerme, recoger del suelo  los trocitos que quedaban de mi e intetar mirar hacia delante.

Los años pasaron (o quizás fueron días, no lo recuerdo bien), y aquellas palabras siguieron retumbando en mi cabeza.

Tiempo después te encontré de nuevo,  perdido en mitad de la noche y charlamos durante horas, con la sensación de estar olvidando algo con cada palabra que escuchaba de ti.

Hoy me he decepcionando recordando que era lo que olvidaba cada vez que me veía contigo.
Fuiste, eres y siempre serás la persona más ruin que nunca conoceré.

3 comentarios:

alexoh dijo...

Si todas las estadísticas concuerdan, para mi sorpresa, esta entrada cuadra más conmigo que con cualquier otra persona por lo que conozco de ti.

Espero que no sea así y que esa imagen que reflejas en el tablón sea de otra persona más ruin que yo. :)

De todos modos, sea como fuere, quería decirte que me gustó (y me sorprendió gratamente) la conversación del jueves pasado.

Hacía ya meses que no perdía así la noción del tiempo...

Gracias.

PATRICIA dijo...

Alexoh, eres precisamente una de las personas más desinteresadas y honradas que conozco...
Y cuando hablo contigo, de lo único que me acuerdo es de nuestros buenos momentos en la ESO.
Es imposible que piense eso de ti. =)

alexoh dijo...

:)

Me tranquiliza enormemente saber que no encajo en el perfil de tu descripción.

Bonitos momentos en clase con el intercambio de notitas por debajo de la mesa...

Qué bello es recordar lo que vives con otras personas al pasar los años.

Me alivió ver este comentario de ti. :)