lunes, agosto 01, 2011

Carta para el día en que vuelvas a pensar en mi.

 
No sé que hora es, ni tampoco cuanto tiempo llevo dando vueltas en la cama incapaz de dormir.
Pienso en ti. Pienso en ti por que ya no existe.
No sé si lo sabías, pero desde que conseguí olvidarte, no he sido capaz de amar de nuevo.
Tengo miedo.
Tengo miedo de llorar, de reir, de sentir.
Tengo miedo de descubrir que de repente un día ya es demasiado tarde.
Tú nunca lo has sabido, ni quizás lo sepas. Pero tendrás el derecho a conocerlo el día en que vuelvas a pensar en mi. Esta carta está escrita para ese día.
Mientras tanto, seguiré con vida ahora que las heridas ya no duelen.

5 comentarios:

Reptile dijo...

Algún día vas a volver a ser capaz. No te preocupes. El tiempo es un gran curandero.

PATRICIA dijo...

La verdad es que no pierdo la esperanza. Y como dices, supongo que todo será cuestión de tiempo.
Un saludo Reptile.

Francisco dijo...

Me pongo en tu lugar Patricia y seguro que sentiria igual, pero hay que remontar y seguir adelante para vivir.

Un saludo

PATRICIA dijo...

Gracias por los animos Francisco. Como he puesto en la entrada, ahora las heridas ya no duelen. Voy a seguir adelante. =)
Un saludo

Anónimo dijo...

No puedes anclarte en el pasado y en los recuerdos, sino que has de dejarlos a un lado y despojarte de ellos hasta que ya no hagan más daño y no ahonden en las heridas.

TE quiero mucho, Patri.

Guada