sábado, julio 16, 2011

He vuelto.

Hoy es la primera vez después de quince días que llego sobria a casa. Quizá esa sea la razón por la cual he dejado de escribir. He perdido la ilusión, la alegría.
Sé que lo único que hago, es fabricar una falsa libertad. Creo dejar todos los problemas que me agobian a un lado por unas horas. En realidad, solo anestesio mi dolor.
No quiero la verdad. Prefiero que me trateis como una niña y que nunca me conteis la verdad.
A estas alturas me he dado cuenta, que al final del cuento, el único feliz es el más ignorante.

5 comentarios:

Emiliano. dijo...

Muy lindo el blog, deberias seguir escribiendo.
Saludos!

Jesica dijo...

Aiss se k no me conoces perooo echaba de menos leer tus texto se salen y a mi por lo menos muchas veces me han servido de muxo......:D yesica desde tenerife saludosss

PATRICIA dijo...

Muchísimas gracias Emiliano y Jesica.
Espero que sigais viniendo por aquí y os guste lo que leeis.
Un saludo enorme!

Francisco dijo...

A veces la verdad hiere, pero otras veces nos hace libres.

Animo Patricia

PATRICIA dijo...

Que palabras más sabias guarda siempre Francisco... Me encanta pasarme de vez en cuando por tus blogs.
Un saludo