domingo, marzo 27, 2011

Siguen siendo tú.

Yo ya no vivo, ni sueño
tampoco escribo.
Solo me dedico a deambular
a recorrer estos pasillos vacíos.
Y callar, callar, callar.
Escuchar sus voces en silencio.Y reprimir mis ganas de dar media vuelta y plantarles cara.
Ya no lloro, ni siento pena por mi.
Este es el final catastrófico para el que llevaba tanto tiempo preparándome.
Al fin y al cabo siempre he sabido, que tú nunca lo harías posible.

3 comentarios:

Reptile dijo...

"Yo ya no vivo, ni sueño
tampoco escribo".

Uf. Me identifiqué.

PATRICIA dijo...

Si. Te entiendo. Por algo lo escribí...
=(

satire and theology dijo...

Sounds tragic, but sadly life often is.