lunes, enero 31, 2011

Solo me consuela pensar que nunca nadie te escribirá desde tan al fondo como yo lo hice.

Es cierto.
Hoy he llorado.
Pero no por ti.
Si no por mi.

Es cierto.
Hoy he llorado.
Pero no por mi.
Si no por ti.

Y mañana no lloraré de nuevo. Por ninguno de los dos.
Solo lloraré por nosotros.
Ese nosotros que nunca existió.

Lloraré por las madrugadas que vamos a perder. Que nunca se darán.
Esas oportunidad que no volverán jamás.
Y después, nunca más lloraré.

El amor parece único y verdadero cada vez.  Y duele. Y duele. Y duele aún más si es posible. Hasta que parezca que el corazón rebentará.

Y ayer creía que te olvidaba, y hoy, de repente, al despertar, te encuentro merodeando por mis pensamientos; tan hermoso como siempre, tan desgarrador como nunca.
No me quieras más. Yo mañana voy a dejar de amarte.
Si. Lo he decidido.
Definitivamente, se acabó.

Se acabó y sé que nunca terminará.

2 comentarios:

Lu dijo...

me encantooo :D arriba que no hay que llorar por un hombre nuncaa

Beso cuidate!

PATRICIA dijo...

Gracias Lu!
Tan amable como siempre!
Tranquila... decidí no volver a llorar.