domingo, diciembre 26, 2010

El día de Navidad nunca fue un buen día para recivir malas noticias.
Pero las malas noticias nunca preguntan. Simplemente hacen una entrada triunfal.
Despedazan nuestras esperanzas, reducen nuestros sueños a añicos y después nos abandonan.

No hay comentarios: