viernes, diciembre 31, 2010

Tiempo



¿Lo escuchas?
Tic, tac, tic, tac.
Las agujas del reloj destruyen el silencio a su paso. Nos recuerdan que aquí sentados, sin hacer nada, sin atrevernos a dar ESE paso, solo estamos perdiendo, precisamente, tiempo.
Yo no puedo (ni quiero) seguir sentada escuchando el secundero ninguna noche más.
Es el momento.
Es ahora o nunca.
La decisión está en nuestro poder.




De repente se escucharon doce campanadas. Se susurraron doce deseos. Y otro año de vivencias se esfumó.


Feliz 2011.

domingo, diciembre 26, 2010

El día de Navidad nunca fue un buen día para recivir malas noticias.
Pero las malas noticias nunca preguntan. Simplemente hacen una entrada triunfal.
Despedazan nuestras esperanzas, reducen nuestros sueños a añicos y después nos abandonan.

sábado, diciembre 25, 2010

Tiempo de Navidad





Shake it up
Shake up the happiness
=)

Yo le he puesto nombre propio a la felicidad. Nombre propio y compuesto.

lunes, diciembre 20, 2010

Lentillas perdidas.


Últimamente, pierdo las lentillas con bastante asiduidad. Y cada vez que lo hago, tengo la sensación de que definitivamente, en esta ocasión, no las podré encontrar.
Sin embargo, siempre aparecen. En el lugar más inoportuno o insospechado (el cuarto de baño al que no fui con ellas puestas, pegadas en la puerta de un armario que no había abierto, en un ojo...). De hecho, esta misma mañana me ha desaparecido una.
Con las personas importantes en nuestra vida, pasa algo parecido.
Siempre que perdenos a una, tenemos la sensación de que seremos incapaces de volvernos a recuperar. Que será irremplazable, sin solución. La última oportunidad de sentir.
De repente hoy, sin explicación alguna,y cuando ya había dejado de buscar, ha aparecido después de mucho tiempo. Ha despertado en mi interior la chispa que mantiene prendida la esperanza. Y me ha hecho reir incluso de mi misma.

El mundo se ve diferente ahora que sé, que se encuentra REPLETO de "lentillas perdidas".

domingo, diciembre 12, 2010

Distancias



De un tiempo a esta parte (ni si quiera recuerdo cuando empecé) contabilizo la distancia, no en Kilómetros, si no en segundos, minutos, horas, días, e incluso, meses.
Cifro nuestra distancia en 12 días y 2 horas.
Todos volvemos a casa por Navidad. Todos.

jueves, diciembre 09, 2010

Caerás.

Justo antes de que cayera tu avión
Yo me solté.
Por que tu avión caerá.
Para todos aquellos que dejan de ser fieles a uno mismo
no hay solución.
No. No la hay.

domingo, diciembre 05, 2010

No te vi. ¿Te vi?

En la calle hace frío. Mucho frío. Es cierto, te he buscado a oscuras, desesperadamente. 
Pero solo he encontrado más rostros vacíos, sin vida. Sin ti.
He pasado mucho tiempo sin lograr encontrarte. Sin lograr encontrarme. 
Ayer te vi. Juro que te vi. Después te convertiste en otro. Hace cinco días desapareciste caminando detrás de una esquina. Hace siete entrabas en una tienda. Hace diez días caminabas de la mano junto a otra. Hace dos semanas comprabas el periódico en el quiosco de la plaza, y al siguiente día te habías convertido en el quiosquero.
Si. Te he visto. 
Tantas veces, pero en ninguna pude verte de verdad.
No te vi. ¿Te vi?