domingo, noviembre 07, 2010

EYPO

Se lo ha llevado consigo.
Ya no quiero a mi corazón
Y es que tendría que comerme a cucharadas su interior para tan si quiera intentar olvidarlo.
He llegado a la mesa con las manos vacías, por mucho que apueste, no puedo perder nada más.

2 comentarios:

Reptile dijo...

Entonces sólo te queda empezar a ganar.

PATRICIA dijo...

Primero tengo que conseguir que me dejen jugar.