domingo, noviembre 28, 2010

El tesoro.

Ahora que se acerca la navidad, he recordado un regalo que hice un año atras.
Guardaba la tarjeta que acompañaba a ese regalo como un tesoro. Nunca llegué a entregarla.
Hoy la he vuelto a leer. Hablaba sobre arena de la playa entre las páginas de un libro.
Seguiré guardando esa tarjeta, mirando con nostalgia el cajón dónde la guardo.
Solo espero que al otro lado, alguien mire de vez en cuando su estantería.

domingo, noviembre 21, 2010

Existe un lugar que ya no existe.

Existe un lugar que ya no existe, pero que una vez existió.
Allí no había cabida para la nostalgía, la melancolía, el dolor o la soledad.
Pero ese lugar se desvaneció. Aún no sé cuando fue.
Tan solo puedo recordar una tarde de verano en la que fui a buscarte, y tú te habías vuelto a ir.

miércoles, noviembre 17, 2010

He descubierto la sensación más grata del mundo.


He despertado temprano esta mañana. La luz se filtraba por entre las ventanas. No sabía aún muy bien donde estaba. De repente me he acordado que no había pasado la noche a solas. He separado los párpados y he encontrado unos ojos bien abiertos y una sonrisa resplandeciente que me esperaban en la cama para empezar el día en compañía. Gracias por la sensación más grata del mundo.

domingo, noviembre 14, 2010

Por aquel invierno que nunca volverá.


Que extraño es el tiempo.
De repente, ya es invierno, casi sin darme cuenta.
La calefacción encendida, un chocolate caliente entre clases, los cristales del coche helados cada mañana.
Y casi sin darme cuenta, también, vas saliendo de los momentos importantes y especiales del día a día.
No lo habría creido hasta ahora, pero puede llegar a ser asombrosa la capacidad con la que el corazón puede sanar, cuando de verdad estamos convencidos de que es el momento de olvidar.

jueves, noviembre 11, 2010

Si te sientes solo.

En una palabra, la soledad muere cuando nace el amor. Nada llena más el corazón del ser humano que descubrir que por mí, otro piensa, vive, actúa y elige. Mi existencia tiene sentido; la indiferencia queda en el olvido. Sentirse amado, sencillamente por ser yo; no por lo que hago, ni por mi dinero, ni por ningún otro interés. Se es amado por ser, nada más y nada menos … que uno mismo.


Nieves García
Mujer Nueva (publicado en El Norte)


Si te sientes solo, solo tienes que dejarte amar.

domingo, noviembre 07, 2010

EYPO

Se lo ha llevado consigo.
Ya no quiero a mi corazón
Y es que tendría que comerme a cucharadas su interior para tan si quiera intentar olvidarlo.
He llegado a la mesa con las manos vacías, por mucho que apueste, no puedo perder nada más.

jueves, noviembre 04, 2010

Fidelidad.


Mis cortinas son rojas. Cuando la luz entra a través de ellas, mi habitación también es roja.
De hecho, he colocado un ramito de rosas blancas, y cuando es de día, todas ellas también son rojas.
Todas menos una.
Es la rosa que continua fiel a su esencia, con independencia de todo lo demás.
Me gusta esa rosa blanca, porque nunca se volverá roja.