jueves, octubre 28, 2010

La segunda vez...

Cuando te encuentras inmerso en una tormenta marina, la primera ola hace daño.
Muchos creen que después, te acostumbras a la sensación y el cuerpo deja de sentir el frío calándo los huesos, las fuertes corrientes que te arrastran al fondo o el agua salada que te ahoga, que no te deja respirar.
Ilusos. La segunda ola pega tan fuerte, que llega solo para desgarrarte el alma.

domingo, octubre 24, 2010

Me queda recurrir a Bécquer.

No sé lo que he soñado
en la noche pasada.
Triste, muy triste debió ser el sueño,
pues despierto la angustia me duraba.
Noté al incorporarme
húmeda la almohada,
y por primera vez sentí al notarlo
de un amargo placer henchirse el alma.
Triste cosa es el sueño
que llanto nos arranca,
mas tengo en mi tristeza una alegría...
¡Sé que aún me quedan lágrimas!
 
 

Ni si quiera caben alegrías en la tristeza... Es imposible. No pueden quedarme más lágrimas.

Una vez fue suficiente.


No es justo. Aunque nadie dijo que la vida lo fuera.
Nunca atendí a razones. De hecho, nada en mi atendió a razones jamás.
Viví. Pero viví con miedo a poner el corazón en aquello que hacía. Con el miedo de perderlo en el intento.
La vida me ha dado una bofetada donde más dolía.
Me ha enseñado que no se debe apostar nunca el corazón.
He aprendido la lección.
Jamás volveré a arriesgarlo. Una vez fue suficiente.

sábado, octubre 23, 2010

Siento esta noche herida de muerte las palabras.


Rafael Alberti

miércoles, octubre 13, 2010

En medio del camino



Me he quedado sola, en medio del camino.
 


Con la única sensación de haber vuelto a llegar tarde.

jueves, octubre 07, 2010

Life goes easy on me




—¿Qué pasa si viene un coche?
—Te mueres.
—¿Qué?
—Sólo relájate.








Most of the time 

viernes, octubre 01, 2010

nunca lo haré

Nunca dejaré que los instintos y los sentimientos me dominen.
Nunca dejaré que la corriente me arrastre antes del atardecer.




El latido del corazón es corto e intenso.
La vida cambia de la misma manera que late el corazón.