viernes, septiembre 10, 2010

Susurros: El Mar. La mar.





[...]
             Dime que fuera
sin ese fuerte y dulce muro blando
que me da luz cuando me da la sombra,
sueño, cuando se escapa de mis ojos.
Yo no puedo dormir. ¡Cuántas auroras,
oscuras, braceando en las tinieblas,
sin encontrarte, amor! ¡Cuántos amargos
golpes de sal, sin ti, contra mi boca!
¿Dónde estás? 
[...]






Rafael Alberti, Retorno del Amor en la noche triste



Los últimos resquicios del verano se asoman por mi ventana. 
Susurran: "Ahora o nunca". Hoy no me dejan dormir.

3 comentarios:

Francisco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Francisco dijo...

Por amor vivimos y por amor morimos... dulce y bendito amor.

Buenisimo fragmento Pratricia.

Un saludo

PATRICIA dijo...

Muchas gracias Francisco.

Un saludo