domingo, agosto 22, 2010

I HOPE YOU DON´T MIND THAT I PUT DOWN IN WORDS

Quizás sea la muerte, el único acto intrínsecamente humano que no requiere ningún esfuerzo.
Hoy he escrito: "Y hasta el propio cielo se turbaría lila, y el océano, fuego."
Pero aún no sé si este post habla de desamor o ignorancia.
Yo ya sabía que el dolor no se mata fácilmente, y cuando lo creí muerto, su pena volvió a invadirme por completo. La felicidad no es un sentimiento aislado, su compañera la nostalgia, debe hacer su papel.
Ahora camino por un precipicio. No mires abajo, me digo. Tengo vértigo y el abismo desafía imponenete, esperando a que cometa un error.

 No sé si puedo decir que mi luna ha regresado. Pero no encuentro rayos a los que poder mirar.





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta Patri... pero te veo triste y eso no me gusta. Un abrazo. Tania.

PATRICIA dijo...

¡Que sorpresa encontrarte por aquí Tania!
¿Triste? Puede que lleves razón.

Nos vemos pronto! 1besito