jueves, agosto 12, 2010

Fue un rayo de luna.

Lo difícil no es encontrar el camino correcto, si no cambiar de sendero y que todo le mundo salga ileso.

                                                                                  
                                                                                      
Aquella cosa blanca, ligera, flotante, había vuelto a brillar ante sus ojos,
pero había brillado a sus pies un instante, no más que un instante.
                                                                                         Era un rayo de luna, un rayo de luna que penetraba a intervalos por
entre la verde bóveda de los árboles cuando el viento movía sus ramas.
g.a.b.

No hay comentarios: