domingo, febrero 28, 2010

cOloReS...




Tengo que conseguir un par de zapatos
con un gran lazo rosa, y después...
¿Te apetece un pase por las nubes a
"tres metros sobre el cielo"?

viernes, febrero 19, 2010

Un poco más alla.


No puedes hablar de tristeza cuando tus carnes todavía no han sentido la miseria de la calle o las penurias de la soledad.
No puedes hablar de tristeza cuando no has tenido que suplicar y arrastrarte para pedir un poco de cariño.
No poder dormir por que al cerrar los ojos, sientas el corazón latir detrás de los párpados. Y que duelan de tantas lágrimas que has vertido, que desgarren uno a uno tus tormentos, como cuchillos descarados que se clavan sin pensar.
Después de tantas calamidades, la mente crea una coraza a su alrededor. Dentro no existe el mundo, y es egoista, cierto, pero que bien sienta vivir sin tanto dolor.
Y si ahora mismo estoy llorando, no importa ya, me repito. Las lágrimas termiarán secándonse, impondré una sonrsa en mi cara, y volveré a subirme al mundo, sin rumbo fijo, sin un sitio al que volver.

domingo, febrero 14, 2010

Y a pesar de que nadie ha acudido a por mi beso, y a pesar de que el cascabel no sonó, hoy  me destrozo las uñas rasgando en el suelo en busca de una caja que me arrepiento de enterrar. No hay peor ciego que aquel que no quiere ver. Me es imposible hacer borrón y empezar la cuenta otra vez.
¿Piedra, tijera o papel?

San Valentín

Pocos conocen la verdadera historia de San Valentín. Él fue un pobre sacerdote, preso por la tiranía de un injusto emperador, que se enamoró de la hija ciega de su carcelero. Cuando él murió, el 14 de febrero, ella plantó un almendro cerca de la puerta donde fue ejecutado.
Por San Valentín, yo quiero guardar un beso en una caja. Adornarla con papel de seda y rociarla con un par de gotas de perfume. Quiero crear una caja perfecta, la caja perfecta de mi beso moribundo.
Después cavaré un hoyo en el suelo para enterrarla. Dejaré un hilito y un cascabel atados a mi beso, por si acaso resulta que alguien se paró a rescatarlo. Aunque quizás no sea la mejor forma de olvidar, ¿no?

viernes, febrero 12, 2010