miércoles, diciembre 30, 2009

Y el año acaba.

Hoy estoy necesitando más tiempo del necesario en conseguir dormirme. Me paso los días colgada de un ordenador, esperando una respuesta que ahora entiendo que no llegará. Echando horas a la basura intentando estudiar en vano.
Tengo la sensación de que a mi corazón lo conviertieron en un ovillo de lana. Y que se pasa las horas viendo como un gatito se divierte a su costa, llevándolo a dar vueltas sobre si mismo, rodando por el piso.
Ahora sus latidos se confunden con el tic tac de un reloj que se acerca sin remedio al avismo de la distancia. Y solo pregunta donde estás y por que tantas lágrimas, y porque solo nos acompaña la luna y porque esta noche no te quieres quedar.

Supongo que en estos momentos te veo más John Smith que nunca. Será por que yo me he convertido en una Pocahontas desertora.
Y el año acaba.
Y la vida sigue, aunque parezca que no haya fuga para mi.

No hay comentarios: