lunes, junio 22, 2009

Te dedico mi último suspiro. Cuando solo amar no es suficiente


Cuando las dos copas chocaron, algunas gotas de sangre se despearramaron por el suelo, y sus risas hicieron retumbar todas las paredes de la habitación.

-Me gusta hacer negocios contigo.

Era tan fácil comercializar con almas... La mia también la vendieron, ahora rinde culto a un extraño Dios rojo con cuernos en la frente.

2 comentarios:

er bolly dijo...

ke macabra la entrada no??? no dejaré ke el demonio se lleve tu alma, tu alma y tu corazón serán mios, a mi si me los venderias???? TE AMO

PATRICIA dijo...

No te los vendo, TE LOS RESGALO! q es muy muy diferente... te amo