domingo, marzo 22, 2009

Fé en el ser humano


tras confiar en ti, originalmente cargada por patri.patricia91.

Las calles se inundan de estatuas. Móviles estatuas de mármol y frialdad. Por mis calles ya no pasean almas, mi mundo se quedo desierto, errante corazón sin rumbo fijo el mío.
Dime, éres tú o soy yo, el verdadero culpable de mi marcha a las profundidades.
Ahora tú, responde tras pensarlo un momento, a quién los remordimientos querrán matar.
Pero al volver la vista, desechar la cerradura, regresar a las calles, volver atras sobre mis pasos, observo que aquellos seres no son estatuas. Ojalá solo marmol fueran... al menos las piedras no pretenden chuparte la sangre.

1 comentario:

Mary Carmen dijo...

Muy chula esta entrada! te quiero un montón! y ya sabes espero tu llamada! jaja puedes contar conmigo para lo que quieras!bsks!