domingo, marzo 22, 2009

Fé en el ser humano


tras confiar en ti, originalmente cargada por patri.patricia91.

Las calles se inundan de estatuas. Móviles estatuas de mármol y frialdad. Por mis calles ya no pasean almas, mi mundo se quedo desierto, errante corazón sin rumbo fijo el mío.
Dime, éres tú o soy yo, el verdadero culpable de mi marcha a las profundidades.
Ahora tú, responde tras pensarlo un momento, a quién los remordimientos querrán matar.
Pero al volver la vista, desechar la cerradura, regresar a las calles, volver atras sobre mis pasos, observo que aquellos seres no son estatuas. Ojalá solo marmol fueran... al menos las piedras no pretenden chuparte la sangre.

Devuélveme el aire...



Las noches me saben a puro dolor...