miércoles, septiembre 10, 2008

IRA Y ODIO


Siempre he creido que nuestra vida es una serie limitada de hechos que vuelven a repetirse, y que dependiendo de nuestra madurez, afrontamos de diferente manera.
Creía haber superado esta serie de "traumas infantiles" y un odio irracional a ese suplicio continuo que, como no, se ha de repetir cuando más feliz se supone que he de ser.
¿Y como no? Sentimientos encontrados, sentimientos que no debería sentir, sentimientos prohibidos aparecen de nuevo.
Y vuelven a culparme de algo que no puedo evitar, y que ellos si que pueden.
Yo no tengo por que pagar por los errores de otros, y asumir las consecuencias de unos actos en los que no fui partícipe. No tengo por que aceptar que se tomen decisiones en mi nombre en un tema que me afecta tanto, y a pesar de todo, tener que dar las gracias por ello, al fin y al cabo, se supone que no es tan malo.
Sé muy bien que significa el trabajo, si ese era el fin lo he aprendido, pero no entiendo ese ensañamiento que solo consigue que mi IRA y mi ODIO se hagan aún mayor.
¿De verdad ellos intentan entenderme? ¡¡¡SI NI SI QUIERA PREGUNTAAANNN!!!
¿Por qué lo consideran una obligación? ¿De verdad creen que lo que hago no es suficiente? Si ellos ni si quieran consiguieron un tercio de lo que yo he logrado. Siguen viéndolo tan fácil, tan normal.
No valoran el esfuerzo ni el sacrificio que supone hacerlo, cierran los ojos ante una realidad que ya los supera. Algunos dirían que tienen miedo, pero yo los conozco de verdad... y ahora comprendo un poco mejor por que estoy aquí.
Quisiera deternerlos un momento, mirarlos a los ojos, y preguntarle si de verdad se han parado algún día a pensar en lo que están haciendo. Si de verdad creen que soy feliz. Si han conseguido que pierda hasta mi propia identidad, no me encuentro, no sé quien soy.
Ellos se han perdido mis mayores logros, he crecido sin su apoyo, ocultando un dolor tan inmenso que deja una huella imborrable. Supongo que se sorpenderían de descubrir que pienson de verdad, pero en dos años ni si queiran se han pasado por ese lugar dónde guardo culto a mi mayor pasión, la escritura.
Por eso ya no temo plasmar aquí lo que verdaderamente siento, por que no lo leerán, y si lo hicieran, serían incapaz de entendero, como la mayoría de las cosas que hago.
Supongo que yo no obligo, no ordeno, ni mando sin razones, ni daño, pero a pesar de todo, soy una mala hija...

2 comentarios:

ER BOLLY dijo...

Patricia te vuelvo a decir que lo que deberías acer es decirselo a ellos, ellos quizás no sepan o no se den cuenta de lo que estan consiguiendo hacerte, y además, no creo que seas una mala hija, solo con que seas de buena hija la mitad de lo que eres de buena amiga, sería suficiente.
TKM amor

PATRICIA dijo...

soy el doble de permisiva con ellos que contigo, tengo muchas más contemplaciones a la hora de actuar y tomo en cuenta sus opiniones a pesar de todo. No voy a hablar con ellos sobre esto... no quiero, no me apetece por que de sobra sé que no lo van a entender. Y que... PASO...