martes, septiembre 30, 2008

NO SOY CULPABLE.


gothic girl in love m
Cargado originalmente por patri.patricia91
Es duro, claro que lo es...
Eriza la piel solo de pensarlo.
Pertenece a ese grupo de sentimientos que no deberían existir.
Ahora resulta que si soy culpable, y yo que creía ser la víctima.
No me importa, carece de sentido.
No merecen ni una sola lágrima más.
Voy a vivir mi vida, a comenzar la cuenta atras.
Ya falta poco, no te rindas.
Solo cierra los ojos y piensa en el final

domingo, septiembre 28, 2008

Mirada triste.

Me he rendido.
Nunca creí que este momento llegaría.
He pasado mucho tiempo en la vida dando por seguras esas afirmaciones que todos aceptan como válidas.
"Lo negro siempre ha de ser contrario a lo blanco, y ambas esencias nunca deberán de ser unidas, pues si lo hacen, lo uno perderá lo puro, y lo otro perderá lo oscuro".
La tristeza no debe mostrarse al mundo como tal. Yo llevo muchos años intentando guardarla en lo más hondo de mi alma. ¿Pero a quién pretendo engañar? Una sonrisa puede ser máscara del dolor, pero cuando se mira con el corazón...
Y ahora estoy perdida. Perdida en una vida que pretender encauzar por el "camino correcto". ¿Creen que no sé lo que de verdad quieren de mi? ¿CÓMO PUEDEN PRETENDER QUE LES CONSIGA EL CIELO CON UNAS ESCALERAS DE MADERA?
Les parecería ridículo que fuera yo quien les dijera que todo requiere esfuerzo.
No pretendo hacerme la víctima, solo intento reflejar y encauzar por el "camino correcto" esta ira para no estallar en mil pedacitos. Encauzar esta ira para que no me lleve a gritar, a seguir llorando. A salir de esta locura en la que se ha convertido todo.
Ahora más que nunca necesito oírte decir que las mejores palabras de una discursión, son aquellas que se quedan guardadas. ¿Dónde te has metido?
Pero que importa el mundo, que me ha de importar un mentiroso... Si yo seguiré sintiéndome como esos niños, de mirada perdida, de ojos llorosos, incapaces de sonreir.

miércoles, septiembre 10, 2008

IRA Y ODIO


Siempre he creido que nuestra vida es una serie limitada de hechos que vuelven a repetirse, y que dependiendo de nuestra madurez, afrontamos de diferente manera.
Creía haber superado esta serie de "traumas infantiles" y un odio irracional a ese suplicio continuo que, como no, se ha de repetir cuando más feliz se supone que he de ser.
¿Y como no? Sentimientos encontrados, sentimientos que no debería sentir, sentimientos prohibidos aparecen de nuevo.
Y vuelven a culparme de algo que no puedo evitar, y que ellos si que pueden.
Yo no tengo por que pagar por los errores de otros, y asumir las consecuencias de unos actos en los que no fui partícipe. No tengo por que aceptar que se tomen decisiones en mi nombre en un tema que me afecta tanto, y a pesar de todo, tener que dar las gracias por ello, al fin y al cabo, se supone que no es tan malo.
Sé muy bien que significa el trabajo, si ese era el fin lo he aprendido, pero no entiendo ese ensañamiento que solo consigue que mi IRA y mi ODIO se hagan aún mayor.
¿De verdad ellos intentan entenderme? ¡¡¡SI NI SI QUIERA PREGUNTAAANNN!!!
¿Por qué lo consideran una obligación? ¿De verdad creen que lo que hago no es suficiente? Si ellos ni si quieran consiguieron un tercio de lo que yo he logrado. Siguen viéndolo tan fácil, tan normal.
No valoran el esfuerzo ni el sacrificio que supone hacerlo, cierran los ojos ante una realidad que ya los supera. Algunos dirían que tienen miedo, pero yo los conozco de verdad... y ahora comprendo un poco mejor por que estoy aquí.
Quisiera deternerlos un momento, mirarlos a los ojos, y preguntarle si de verdad se han parado algún día a pensar en lo que están haciendo. Si de verdad creen que soy feliz. Si han conseguido que pierda hasta mi propia identidad, no me encuentro, no sé quien soy.
Ellos se han perdido mis mayores logros, he crecido sin su apoyo, ocultando un dolor tan inmenso que deja una huella imborrable. Supongo que se sorpenderían de descubrir que pienson de verdad, pero en dos años ni si queiran se han pasado por ese lugar dónde guardo culto a mi mayor pasión, la escritura.
Por eso ya no temo plasmar aquí lo que verdaderamente siento, por que no lo leerán, y si lo hicieran, serían incapaz de entendero, como la mayoría de las cosas que hago.
Supongo que yo no obligo, no ordeno, ni mando sin razones, ni daño, pero a pesar de todo, soy una mala hija...