miércoles, junio 27, 2007

Locura

Necesito olvidarte. Pero si no lo hago, encuentra solución a esta locura que me atormenta el alma y mis pensamientos. Que me roba la lucidez que necesitaba para vivir. Que me mata en cada palabra, en cada gesto y en cada suspiro que me recuerda a ti.
Solo quiero que me ames de esa forma que em declarabas. Que anunciabas a los cuatro vientos.
No podré soportar más mentiras de este cruel mundo qu eme ahoga en mi propio llanto, que me hunde en la tristeza del sufrir por un amor impisible al que di mi vida y palabra sin obtener nada a cambio.

¡¡Soy escritora!!

Soy escritora de palabras sordas
cargadas de tus recuerdos
llenas de mis sentimientos
repletas de olvidadas sensaciones.

Soy escritora de palabras que un día
fueron libres
provenientes de un corazon enamorado
destinadas a otro que no las saben escuchar.

Soy escritora de palabras que
hablan de un amor imposibel
que hablan de un loco sentimiento
que un día me robó la razón.

Mírame y dime la verdad

mírame tú, amor,
que un día me diste la vida
mírame tú, amor
que un dái por mi vendrás

mírame tú, amor
que me hablas de palabras sin rumbo
mírame tú, amor
que me pides que no te ame más
que me pides que me arrenque el alma
que me pides que te intente olvidar.

mírame tú, amor
que me robaste la razón
aquella tarde donde mi mirada
con la tuya se cruzó.

domingo, junio 17, 2007

MI ROSA NEGRA, PORTA



ESCUCHAD LA LETRA... Y SI ESTAIS ENAMORADOS, A VOSOTROS TAMBIÉN OS DESGARRARÁ EL ALMA.

jueves, junio 14, 2007

EXTRAÑO LUGAR

Con lágrimas en los ojos
me di la vuelta y me fui
no esperé siquiera para oir
aquel merecido perdón.

NO esperé si quiera
para poderte decir
que en pedacitos, más del mil
un día mi alma vi partir.

NO esperé si quiera
para de tu boca leer
que me habías amado
que nunca me dejarás de querer.

NO esperé ni un segundo
en aquel extraño lugar
lleno de recuerdos
que a ti me habrían de llevar.

domingo, junio 10, 2007

Los pilares de la vida

Hasta que punto pueden llegar a cambiar las cosas cuando uno de esos pilares en los que nuestra vida se apoya, de repente desaparece.
Desde ese instante, ya nada es igual. Incluso el agua sabe diferente.
Cosas que hasta ahora nos daban sensación de libertad, o tranquilidad, no lo hacen ahora, y ni si quiera el viento nos trae susurros que el alma trata de interpretar.
Desde que uno de esos pilares se derrumba, o simplemente se oxida, nuestro corazón cae con él en el avismo, ese del que es muy difícl salir.

Cuando uno de ellos muere, nuestra piel desaparece, permitiendo ver nuestros tristes sentimientos a miradas indiscretas.

La vida es destruida con esos pilares, nuestros pensamientos e ideas también.

Tú eras un pilar, tú un día caiste, tú un día me llevaste contigo.