martes, mayo 22, 2007

Poesías del corazón

Dime que me amas, o dame un por que
miénteme si es necesario para ello
pero no me dejes que caiga de nuevo
en esta trampa q me hunde asta ver
el punto en q mi locura me dejó sin lucidez.



Tengo alegrías por compartir contigo,
como también tristezas.
Tengo toda una vida por darte,
y otra más por enseñarte.
Solo necesito oir q todo lo anterior
que me hiciste fue un error,
q si me rompiste el alma con tus palabras,
fue por que tu mente no sabía
de la inmensidad de este loco amor.


Pareciese que el cielo iba a estallar en mil pedazos
y que la luna se iba a caer.
Parecesiese que de repente
el mundo se parara para mi y me dijese:
Despierta¡ Abre los ojos, necesitas el Sol ver
Despierta¡ Él nunca te va a querer.


Soy aquella que primero vive
solo para ti
Soy aquella que después escribe
pensando solo en ti


Al igual que en mis ojos caes,
tu amor tenía esa finura
que se derretía como el aire
se derrite en cualquier polo.
Tu amor me hace libre en esta amargura
de bastos oros y futuros ayer.
Tocando la fina faz de tu tersura.
Tu amor me hacía creer que estaba loca,
mientras entre tanta locura,
se perdía mi lucidez.


(Sé que no entendereis esta última poesía, en realidad de eso se trataba. Que llegarais a comprender la incomprensivilidad del amor)

compartir emociones

¿Qué son la alegría si no puedo compartirla con nadie? hAce algún tiempo me planteé esta cuestión durante una clase. Hasta hoy no comprendí el verdadero significado de esta frase, y hasta que punto necesitamos de los demás para sentirnos bien. Quizás hoy sea uno de esos días en los que no hablar, ni escuchar, ni sentir sería mejor. Quizas hoy sea uno de esos días en los que verte me hubiera salvado la vida de esa forma que me gusta tanto soñar. Quizás el hecho de que entiendas estas palabras después de 10 años me haga creer que ocupo un pequeño lugar en tu corazón